4 de jun de 2008

Autorizan en Brasil las investigaciones en células madre

El año 2005, en medio de una gran controversia, el Congreso brasileño aprobó la Ley de Bioseguridad que autoriza, entre otras cosas, la investigación científica en células madre de embriones obtenidos de fecundaciones in vitro. Su fin es investigar posibles terapias que permitan revertir y curar enfermedades crónicas y neurodegenerativas que tienen un gran impacto en la población, cual es el caso de la diabetes, Alzheimer, Parkinson, entre otras.
Sin embargo, esta ley tuvo una corta vigencia pues ese mismo año el ex Procurador General de la República, Claudio Fontenles, católico militante, interpuso una Acción Directa de Inconstitucionalidad (ADI) en su contra bajo el argumento de que atenta contra el derecho a la vida consagrado en la Constitución brasileña, reiterando la postura eclesial de que la vida comienza desde el momento de la concepción. La discusión al respecto fue aplazada durante tres años, hasta que el 29 de mayo de 2008 finalmente se anunció la resolución del Supremo Tribunal Federal (STF) el que por seis votos (de un total de 11 magistrados) rechazó la citada acción de inconstitucionalidad. De esta forma, la trascendental decisión judicial convirtió a Brasil en la primera nación de América del Sur que legaliza los estudios con células madre embrionarias.
Otro país que ha legislado en el mismo sentido es México, que incluso permite el cultivo de estas células para ser destinadas específicamente para fines de investigación. Además del beneficio directo en términos de avances científicos sobre padecimientos que tienen un alto impacto en el mundo y requieren un elevado costo en tratamientos y rehabilitación, la determinación judicial sin duda constituye un triunfo relevante para la agenda del movimiento de mujeres y feminista en Brasil, cuyas integrantes se han mantenido trabajando durante años para que dicha Ley fuera respetada, enfrentándose directamente con las autoridades de la Iglesia Católica a la que acusan de graves interferencias con la laicidad del Estado. Efectivamente, la Ley de Bioseguridad ha sido resistida por la jerarquía de la Iglesia Católica y de otras iglesias, bajo el argumento de que los estudios que se realizan en células embrionarias son un crimen contra la vida potencial allí presente, pero en ningún momento los obispos hacen alusión a las necesidades reales de la población que padece enfermedades degenerativas como las ya señaladas.
Para lograr que se aprobara la inconstitucionalidad, dicha iglesia desarrolló un activo cabildeo con los distintos poderes del Estado, como parte de una política de presión directa en temas del área de sexualidad y reproducción, política que reforzaron con la visita del Papa Ratzinger el año 2007 para asistir a la a Quinta Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe.
En ese sentido, el magistrado Celso de Mello, del STF, aludiendo a las presiones indebidas de la Iglesia sobre los decisores públicos, enfatizó la urgencia de respetar la laicidad del Estado brasileño, señalando: "En esta República laica, el Estado no se somete a religiones", y por lo tanto el voto contra el recurso "representa la aurora de un nuevo tiempo impregnado de esperanza para los abatidos por la angustia de la incertidumbre".
Por su parte, Carlos Ayres Britto, también ministro del STF, sostuvo que "para los investigadores esos embriones son viables, pero no para la fecundación… el embrión conserva la potencia de las células madre para diferenciarse entre otros tejidos, inclusive neuronas, característica que ninguna otra célula madre adulta parece tener", argumentando acerca del valor médico y científico de la ley ratificada.
Finalmente la ley permitirá con algunas limitaciones el uso de células madre embrionarias provenientes de fertilización "in vitro", las que deben estar congeladas por más de tres años, por lo que se considera que ya son inviables. Además, como exigencia legal, se deberá contar la autorización oficial de la pareja que haya generado el embrión. En un país que se reconoce mayormente católico, las perspectivas del debate sin duda fueron no solo científicas sino que también éticas. En ese sentido, se pronunciaron favorablemente respecto de la ley distintos sectores sociales, desde la comunidad científica hasta la Orden de Abogados de Brasil, y por supuesto las organizaciones de mujeres.
El fallo fue festejado también por el gobierno del presidente Luiz Inacio Lula da Silva y su Ministro de Salud, José Gomes Temporão, quienes aseguraron que la decisión le permitirá al país avanzar en los estudios genéticos y propiciar a sus habitantes tratamientos equivalentes a los existentes en países desarrollados.Desde la perspectiva de las demandas feministas y del movimiento de mujeres, la decisión judicial tendrá un impacto favorable directo, en especial en la defensa del derecho al aborto y a métodos anticonceptivos, por ejemplo, la anticoncepción de emergencia. Télia Negrão, Secretaria Ejecutiva de la Rede Nacional Feminista de Saúde, Direitos Sexuais e Direitos Reprodutivos, destacó la decisión judicial como un gran logro para la agenda de las mujeres y feministas. Asimismo señaló que fue "una victoria del Estado laico sobre las tentativas de impedir los avances de la ciencia, al igual que un rechazo al intento de declarar el reconocimiento de la vida desde la concepción. El movimiento feminista luchó mucho por esto, en alianza con entidades científicas y con personas portadoras de estas enfermedades que pueden ahora ser estudiadas con mejores perspectivas de éxito".
Dulce Xavier, una de las coordinadoras de Católicas por el Derecho a Decidir, señaló por su parte que el fallo "aporta nuevos argumentos en favor de la autonomía de la mujer y sus derechos sobre el propio cuerpo", haciendo referencia al análisis del relator, juez Carlos Ayres Britto, quién enfatizó que la Constitución de Brasil protege derechos de la persona durante la vida humana, que "transcurre entre el nacimiento con vida y la muerte cerebral". Pero el Tribunal se rehusó entrar en un estéril debate de cuándo comienza la vida, lo que habría entrampado el proceso. Por lo tanto, para las organizaciones de mujeres, el debate abierto a toda la sociedad brasileña fortaleció principalmente el carácter laico del Estado brasileño, y también logró ampliar dicho análisis no solo respecto del tema del aborto sino también acerca del derecho de las mujeres a utilizar anticonceptivos modernos y eficaces para sus distintas necesidades y etapas de vida. En este punto hay que recordar la propuesta de sectores conservadores ligados a la Iglesia Católica que han pedido establecer un Estatuto del Feto para reconocerle un derecho de ciudadanía, lo que entraría en abierta colisión con los derechos de las mujeres, a quienes se les podría arrebatar el derecho al aborto legal en caso de estupro o riesgo de muerte para la madre, el derecho a la anticoncepción de emergencia, o el acceso al aborto cuando el feto es anencefálico.
La decisión judicial, finalmente, no hace sino reflejar una postura progresista de diversos sectores de la sociedad brasileña, que se manifestó a través de distintos canales a favor de la citada ley. Por ejemplo, más de 48 mil personas de distintos sectores socioeconómicos, profesiones, etnias/razas, creencias y edades, firmaron una petición pública en ese sentido. Y por otra parte, una encuesta realizada en marzo de 2008 por el Instituto Brasileño de Opinión Pública reveló que el uso de embriones en las investigaciones sobre células madre tenía alrededor de un 75 por ciento de aprobación entre la población brasileña, el país de mayor número de católicos en el mundo. Este es un indicador notable de que la feligresía católica no está siendo escuchada por los jerarcas, quienes se obstinan en interferir en las políticas públicas, legislaciones y acciones públicas destinadas a una ciudadanía diversa. La Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe se adhiere a las felicitaciones que han emanado desde distintos sectores por este triunfo de la ciudadanía brasileña, y en especial, de las organizaciones de mujeres y feministas que acompañaron el proceso incansablemente.

Mayores informaciones:Rede Nacional Feminista de Saúde, Direitos Sexuais e Direitos Reprodutivos: http://www.redesaude.org.br/Católicas por el Derecho a Decidir Brasil: http://www.catolicasonline.org.br/

3 comentários:

***Lizandra*** disse...

OI!!
sou da Brasil e queria pedir uma reportagem sobre Saúde materna relacionada com o méxico,etambém paises que não estão fazendo sua parte e por que não estão qual seria sua dificuldade!!!!
lizandraforever.blogspot.com

minhabolhazul disse...

Excelência em matéria.
Sou super RRRiot Girl e admirei mesmo os textos, a forma com que vocês lidão com o assunto feminismo.
Por favor mantenha contato, preciso de inspirações e um pouco mais de feminilidade heróica para me inspirar a radicalizar por essas bandas.

Abraços.

Antonio B Duarte Jr disse...

Gosto muito dos artigos de ótima qualidade do seu Blog. Quando for possível dá uma passadinha para ver meu Curso de Informática à Distância. Antonio B Duarte Jr.